Doom: The Dark Ages introduce grandes cambios en el combate porque id Software se dio cuenta de una cosa: «Cada proyectil importaba en el Doom original»

Doom: The Dark Ages no es una continuación de la carnicería sangrienta de Doom Eternal, sino un regreso al pasado, literal y espiritualmente. La desarrolladora id Software presenta una precuela de su serie moderna de juegos Doom, que nos traslada a una época en la que el cazavampiros se esgrimía como la superarma definitiva de dioses y reyes. Suena metalero de cojones, y el escenario perfecto para una serie que se estaba quedando sin infierno que arrasar.

El caso es que id Software ha aterrizado en esta guerra medieval contra el infierno no por comodidad, sino por la necesidad de cambiar los fundamentos del juego. Volver a donde Doom se convirtió en leyenda hace dos décadas. «Al principio de cada ciclo de desarrollo, vuelvo a jugar al Doom original y hago que el equipo también lo juegue. Me doy cuenta de que aún no hemos dado en el clavo», dice el director creativo Hugo Martin. Y de ahí nació Doom: The Dark Ages.

Imagen

**Avance de los juegos del verano
Nos sumergimos en los juegos más populares del Summer Game Fest. Para ver todos nuestros reportajes, visita el hub de GamesRadar What’s Hot 2024.

Lee mas  Cómo conseguir todos los Fragmentos Prismáticos de Destiny 2
Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.