Cómo este clásico de los rompecabezas de mundo abierto nos ayudó a aceptar la extinción humana aprovechando nuestra sed de narración.

El último acto de la humanidad, tal y como predice el Principio Talos, podría considerarse un acto de puro ego. Enfrentados a un virus que acaba con la especie, un grupo de investigadores intenta preservar nuestros conocimientos y logros, con la esperanza de que algún día puedan tener sentido para alguien nuevo. Y por «alguien nuevo» se refieren a sus propias creaciones: androides que podrían aprender maquinalmente el camino hacia el pensamiento sapiente y reiniciar la civilización. Parece que este mundo posthumano lleva implícita la expectativa de una invitación. Sin embargo, a medida que su viaje le lleva a través de una serie de reflexiones filosóficas, podría considerar la existencia de un instinto igualmente agudo, además de la autoconservación. Quizá lo que los humanos no puedan soportar es la noción de una historia sin un final apropiado.

El Principio Talos aborda muchos de los principales dilemas filosóficos de la civilización (occidental), incluido el mayor de todos: ¿qué sentido tiene todo? Es un concepto del que no nos podemos librar, por insignificantes que parezcamos en el esquema universal de las cosas. Con la conciencia llega el deseo de tener un propósito, y con él la compulsión de narrar, de ver el mundo no sólo como un conjunto de hechos, sino como una colección de historias. El Principio Talos subraya este punto imitando uno de los grandes mitos de la creación: el Libro del Génesis.

Sí, robot

Tu avatar androide entra en línea en un nuevo Edén, con la única compañía de una voz atronadora que viene de lo alto. Se trata de Elohim (palabra hebrea para Dios), que promete la inmortalidad a cambio de fe, con la condición de que nunca subas a la torre prohibida del reino. Efectivamente, en el paraíso de Elohim, ambientado en la Antigua Roma y Egipto, la muerte en uno de sus puzles -que puede producirse por el impacto de una torreta automática o la explosión de un dron de proximidad- te hace resucitar rápidamente.

Pero si saltamos al final de la historia, la torre resulta ser parte de una prueba. En lo que evidentemente es un mundo simulado, la prueba de que tu inteligencia artificial puede pasar la prueba significa no sólo resolver rompecabezas físicos, sino demostrar el libre pensamiento, desobedeciendo la guía de Elohim hacia un final prematuro a través de un conjunto de puertas perladas. «La inteligencia es la capacidad de cuestionar las construcciones de pensamiento existentes», según Alexandra Drennan, la ingeniera jefe de la prueba, ya fallecida. Siempre tuvo la esperanza de que los androides de la simulación pudieran desafiar a Elohim y escapar a la realidad. Sólo al subir a la torre se hace realidad ese potencial.

Lee mas  Rocket Racing no es solo un modo Fortnite: es el arcade de carreras que llevaba buscando desde el lanzamiento de Mario Kart 8 hace una década

El último acto de la humanidad, tal y como predice el Principio Talos, podría considerarse un acto de puro ego. Enfrentados a un virus que acaba con la especie, un grupo de investigadores intenta preservar nuestros conocimientos y logros, con la esperanza de que algún día puedan tener sentido para alguien nuevo. Y por «alguien nuevo» se refieren a sus propias creaciones: androides que podrían aprender maquinalmente el camino hacia el pensamiento sapiente y reiniciar la civilización. Parece que este mundo posthumano lleva implícita la expectativa de una invitación. Sin embargo, a medida que su viaje le lleva a través de una serie de reflexiones filosóficas, podría considerar la existencia de un instinto igualmente agudo, además de la autoconservación. Quizá lo que los humanos no puedan soportar es la noción de una historia sin un final apropiado.

El Principio Talos aborda muchos de los principales dilemas filosóficos de la civilización (occidental), incluido el mayor de todos: ¿qué sentido tiene todo? Es un concepto del que no nos podemos librar, por insignificantes que parezcamos en el esquema universal de las cosas. Con la conciencia llega el deseo de tener un propósito, y con él la compulsión de narrar, de ver el mundo no sólo como un conjunto de hechos, sino como una colección de historias. El Principio Talos subraya este punto imitando uno de los grandes mitos de la creación: el Libro del Génesis.

La última portada de Edge, protagonizada por Star Wars: Forajidos

Sí, robot

Tu avatar androide entra en línea en un nuevo Edén, con la única compañía de una voz atronadora que viene de lo alto. Se trata de Elohim (palabra hebrea para Dios), que promete la inmortalidad a cambio de fe, con la condición de que nunca subas a la torre prohibida del reino. Efectivamente, en el paraíso de Elohim, ambientado en la Antigua Roma y Egipto, la muerte en uno de sus puzles -que puede producirse por el impacto de una torreta automática o la explosión de un dron de proximidad- te hace resucitar rápidamente.

Pero si saltamos al final de la historia, la torre resulta ser parte de una prueba. En lo que evidentemente es un mundo simulado, la prueba de que tu inteligencia artificial puede pasar la prueba significa no sólo resolver rompecabezas físicos, sino demostrar el libre pensamiento, desobedeciendo la guía de Elohim hacia un final prematuro a través de un conjunto de puertas perladas. «La inteligencia es la capacidad de cuestionar las construcciones de pensamiento existentes», según Alexandra Drennan, la ingeniera jefe de la prueba, ya fallecida. Siempre tuvo la esperanza de que los androides de la simulación pudieran desafiar a Elohim y escapar a la realidad. Sólo al subir a la torre se hace realidad ese potencial.

Lee mas  Un jugador de Elden Ring se pregunta cómo puede gustarle a alguien el RPG después de jugar accidentalmente al modo difícil durante un mes: "No sabía que había diferentes cargas de transporte"

Sin embargo, al hacerlo se plantea otra cuestión, del tipo ambiguo y paradójico en el que tanto le gusta bañarse al Principio Talos. ¿Realmente has demostrado libre albedrío al aceptar un camino alternativo que se te ofrecía? Es un logro especialmente cuestionable, ya que un segundo PNJ -el Asistente de la Biblioteca Milton con el que puedes charlar a través de varios terminales de archivo- actúa como la serpiente de esta fábula, incitándote a no aceptar respuestas fáciles, enviado a sabiendas de que hay muchas posibilidades de que sucumbas a la tentación.

Suscríbase a

(Crédito de la imagen: Future PLC)

Este artículo apareció originalmente en la revista Edge. Para recibir más fantásticas entrevistas en profundidad, artículos, reseñas y mucho más directamente en tu puerta o dispositivo,suscríbete a Edge**.

Y naturalmente, como jugador humano detrás del androide, desde el momento en que oyes hablar de la torre quieres ver lo que hay dentro. Vas allí porque promete una historia más interesante y un final auténtico (por cierto, sigue siendo canon para la secuela). ¿De qué sirve un protagonista que no hace nada digno de mención? Aquí y en otros lugares, Croteam explota nuestra sed de narración. Otro recurso argumental, el mal funcionamiento del archivo, es igualmente intrigante, ya que el repositorio del conocimiento humano dejado por Drennan et al escupe fragmentos de historia, filosofía y literatura, a menudo parcialmente corrompidos. Por supuesto, los guionistas del juego seleccionaron estos fragmentos cuidadosamente, provocando nuestro impulso de encontrar conexiones, de hacer que el todo signifique más que la suma de sus partes.

El último acto de la humanidad, tal y como predice el Principio Talos, podría considerarse un acto de puro ego. Enfrentados a un virus que acaba con la especie, un grupo de investigadores intenta preservar nuestros conocimientos y logros, con la esperanza de que algún día puedan tener sentido para alguien nuevo. Y por «alguien nuevo» se refieren a sus propias creaciones: androides que podrían aprender maquinalmente el camino hacia el pensamiento sapiente y reiniciar la civilización. Parece que este mundo posthumano lleva implícita la expectativa de una invitación. Sin embargo, a medida que su viaje le lleva a través de una serie de reflexiones filosóficas, podría considerar la existencia de un instinto igualmente agudo, además de la autoconservación. Quizá lo que los humanos no puedan soportar es la noción de una historia sin un final apropiado.

El Principio Talos aborda muchos de los principales dilemas filosóficos de la civilización (occidental), incluido el mayor de todos: ¿qué sentido tiene todo? Es un concepto del que no nos podemos librar, por insignificantes que parezcamos en el esquema universal de las cosas. Con la conciencia llega el deseo de tener un propósito, y con él la compulsión de narrar, de ver el mundo no sólo como un conjunto de hechos, sino como una colección de historias. El Principio Talos subraya este punto imitando uno de los grandes mitos de la creación: el Libro del Génesis.

Principio Talos

Sí, robot

Tu avatar androide entra en línea en un nuevo Edén, con la única compañía de una voz atronadora que viene de lo alto. Se trata de Elohim (palabra hebrea para Dios), que promete la inmortalidad a cambio de fe, con la condición de que nunca subas a la torre prohibida del reino. Efectivamente, en el paraíso de Elohim, ambientado en la Antigua Roma y Egipto, la muerte en uno de sus puzles -que puede producirse por el impacto de una torreta automática o la explosión de un dron de proximidad- te hace resucitar rápidamente.

Pero si saltamos al final de la historia, la torre resulta ser parte de una prueba. En lo que evidentemente es un mundo simulado, la prueba de que tu inteligencia artificial puede pasar la prueba significa no sólo resolver rompecabezas físicos, sino demostrar el libre pensamiento, desobedeciendo la guía de Elohim hacia un final prematuro a través de un conjunto de puertas perladas. «La inteligencia es la capacidad de cuestionar las construcciones de pensamiento existentes», según Alexandra Drennan, la ingeniera jefe de la prueba, ya fallecida. Siempre tuvo la esperanza de que los androides de la simulación pudieran desafiar a Elohim y escapar a la realidad. Sólo al subir a la torre se hace realidad ese potencial.

Lee mas  Escuadrón Suicida: Matar a la Liga de la Justicia manos a la obra: Rápido, feroz y totalmente desquiciado en el buen sentido

Sin embargo, al hacerlo se plantea otra cuestión, del tipo ambiguo y paradójico en el que tanto le gusta bañarse al Principio Talos. ¿Realmente has demostrado libre albedrío al aceptar un camino alternativo que se te ofrecía? Es un logro especialmente cuestionable, ya que un segundo PNJ -el Asistente de la Biblioteca Milton con el que puedes charlar a través de varios terminales de archivo- actúa como la serpiente de esta fábula, incitándote a no aceptar respuestas fáciles, enviado a sabiendas de que hay muchas posibilidades de que sucumbas a la tentación.

Suscríbase a

(Crédito de la imagen: Future PLC)

Este artículo apareció originalmente en la revista Edge. Para recibir más fantásticas entrevistas en profundidad, artículos, reseñas y mucho más directamente en tu puerta o dispositivo,suscríbete a Edge**.

Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.