En defensa de uno de los compañeros felinos gigantes más divisivos de PlayStation

Esto debería ser fácil. Trico es tu compañero, ¿verdad? El pájaro-gato gigante te protege de estatuas asesinas, te eleva a lugares de otro modo inaccesibles y te hace compañía en un viaje solitario y peligroso. ¿Seguro que todo el mundo quiere a Trico? Pues no.

Algunos de los que jugaron a The Last Guardian llegaron a odiar a la bestia quimérica más que a cualquier villano. En cierto modo, es comprensible.

Siempre son los callados

El último guardián

(Crédito de la imagen: GenDesign)¡SUSCRÍBASE!

Revista PLAY

(Crédito de la imagen: Future, Remedy)

Este reportaje apareció por primera vez en la revista PLAY. Suscríbase aquí para ahorrarse el precio de portada, obtener portadas exclusivas y recibirla en su domicilio o dispositivo todos los meses.

Trico es, digamos, testarudo, y no siempre responde de forma predecible al joven protagonista del juego. En teoría, él (el niño se refiere a Trico como «él») obedece órdenes básicas, lo que le permite guiarle por los alrededores o decirle que salte por los huecos o se sumerja bajo el agua. En la práctica, puede sentarse y rascarse la oreja. A veces se queda con la mirada perdida mientras usted le arroja barriles de comida hacia la boca y éstos rebotan en su cara y luego ruedan a algún lugar del que no se molesta en recogerlos.

Trico puede incluso arrancarle accidentalmente de la plataforma en la que está, o quedarse dormido encima de usted, inmovilizándole contra el suelo. Pero todos tenemos amigos así. Trico, en definitiva, tiene mente propia, y aunque a veces las rutinas de la IA sean espasmódicas, de eso se trata. The Last Guardian trata de la creciente relación entre el niño y la bestia, y cuanto más tiempo pasas con el zoquete emplumado, más te comprende.

Muchos juegos nos recompensan por comportarnos como turistas con derecho en el extranjero, gritando instrucciones y esperando resultados instantáneos. Trico necesita paciencia y comprensión, como un perro herido cuya confianza hay que ganarse, aunque sea uno muy grande que podría caerse y aplastarle. Al final, el vínculo con esta criatura única en su especie es real: moriría por usted, ingrato.

Por muy torpe que pueda ser, tiene suerte de tenerlo.

Este reportaje apareció por primera vez en la revista PLAY – Suscríbase aquí para ahorrarse el precio de portada, obtener portadas exclusivas y recibirla en su domicilio o dispositivo todos los meses.

Lee mas  La historia fascinante, compleja y que abarca las generaciones de la leyenda de Zelda
Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.