Estaba preparado para que Arknights: Endfield fuera un RPG de mundo abierto genial, y lo es, pero no esperaba que encima tuviera un constructor de bases sorprendentemente profundo

En cierto modo, Arknights: Endfield sigue muy de cerca los pasos de Genshin Impact. Con ambos juegos, un desarrollador de gacha establecido ha pivotado hacia un RPG de mundo abierto mucho más ambicioso que tiene más posibilidades de atraer a los jugadores hardcore que no son tan aficionados a los juegos para móviles. Pero ahí es donde acaban las principales similitudes. Como aprendí en la reciente prueba técnica de Endfield, su mundo y su combate son muy diferentes de los de Genshin y, lo que es más importante, tiene todo un segundo juego en la manga: un constructor de bases inesperadamente profundo al estilo de Factorio.

Endfield es tan diferente de Genshin, de hecho, que quizá tenga la mejor oportunidad hasta ahora de competir significativamente con él encontrando un público considerable fuera de la esfera de Arknights, el enormemente popular juego gacha de defensa de torres del desarrollador. A juzgar por mi tiempo de prueba, es muy posible que yo me encuentre entre ese público en el momento del lanzamiento, porque este juego me gusta mucho más de lo que pensaba.

Es un juego gacha, desde luego

Arknights Endfield

(Crédito de la imagen: Hypergryph)

Envidio enormemente a las personas que se encontrarán en el centro exacto del diagrama de Venn de los videojuegos que el desarrollador Gryphline ha creado aquí. Algunos juegos simplemente están hechos para uno, y para los aficionados a los Arknights, los juegos de mundo abierto, los RPG, las mecánicas gacha y también los constructores de bases, Endfield encajará como un traje a medida. Como alguien a quien le encantan los RPG, le gustan los juegos de mundo abierto, disfruta construyendo bases, tolera la mecánica gacha y sólo conoce Arknights por su reputación, tenía unas expectativas más tibias al entrar.

La historia de Endfield cumple a la perfección esas expectativas al abrirse con un sinsentido amnésico que me cuesta recordar después de sólo una semana. Juegas como la Endministradora -todavía no estoy segura de si me encanta u odio ese nombre- recién despertada a toda prisa de tal forma que has dejado atrás la mayor parte de tus recuerdos en tu pequeña cámara de criosueño. Básicamente eres la reparadora mágica (o el hombre, según el protagonista que elijas) de Industrias Endfield, famosa por tu capacidad mística para construir y arreglar cosas al instante, lo que en realidad me gusta un poco como forma tonta pero divertida de canonizar la mecánica de construcción de bases. Pero hasta ahora, quizá porque no tengo experiencia en Arknights, no me siento realmente implicado en el reparto ni en el mundo. Dicho esto, tiendo a encariñarme con los personajes que son fuertes y divertidos de jugar, así que probablemente encontraría a mis favoritos entre la alineación de SSR-raros del juego de todos modos.

Lee mas  Mortal Kombat 1 caracteres: cada luchador confirmado en la lista

Arknights Endfield

(Crédito de la imagen: Hypergryph)

La carne de la prueba técnica fue mucho más absorbente que el mundo, hasta el punto de que todavía estoy un poco triste de que haya terminado y no pueda jugar más. Ignorando obstinadamente la historia por el momento, dividiría Endfield en tres componentes principales de juego: la molienda gacha, el combate y la construcción de bases.

Desgraciadamente, no pude hacerme una buena idea de la economía del juego en la prueba limitada -es decir, lo fácil o tedioso que resulta sacar nuevos personajes y mejorar los que se tienen-, así que eso va a seguir siendo una incógnita por ahora. Pero, francamente, lo más probable es que esta parte cambie en el periodo previo al lanzamiento, así que no es una gran sorpresa. Tomando como referencia los Arknights normales y corrientes, supondré que la parte del gacha está bien. Parece lo de siempre: mejora tu arma, sube de nivel tus habilidades y ponte algo de equipo (parte del cual se puede fabricar en lugar de conseguir mediante RNG, lo cual es refrescante después de años de quemarnos con los artefactos Genshin). Pero me entusiasman infinitamente más los demás elementos, porque la mecánica gacha siempre será, en el mejor de los casos, inofensiva.

«Elementos estratégicos» es quedarse corto

Arknights Endfield

(Crédito de la imagen: Hypergryph)

Para mi deleite, el combate en Endfield se siente como un punto intermedio entre Xenoblade Chronicles 1 y 2: no tan dinámico como el segundo, pero con mucho más que el primero. Es un RPG 3D en tiempo real que se inclina más por la estrategia que por la acción. No se realizan combos como en juegos de la talla de Final Fantasy 16 o Tales of Arise; para utilizar los ataques básicos, hay que mantener pulsado el botón de ataque para golpear automáticamente al enemigo más cercano con golpes estándar de su arma. Si eso suena aburrido, es porque lo es. Por eso, en su lugar, la profundidad se consigue a través del sistema de grupos, y funciona bastante bien.

Cada uno de los cuatro miembros de tu equipo actúan esencialmente como habilidades en tu barra de acceso directo. Cuando toco la tecla de la Endministradora, por ejemplo, el tiempo se congela y aparece el marcador lineal AoE de su habilidad por defecto. Lo apuntaré de tal forma que alcance al mayor número de enemigos posible y luego lo lanzaré, reduciendo los medidores de escalonamiento de todo lo que golpee y preparando mi siguiente ataque básico para infligir un montón de daño extra. A partir de ahí, puedo seguir con la habilidad de otro miembro del grupo, como el movimiento uppercut del humanoide dracónico Chen Qianyu -por cierto, casi todo el mundo en este juego tiene rasgos animales como cuernos u orejas esponjosas o colas escamosas-, que lanza a los enemigos por los aires para interrumpir los ataques entrantes.

Lee mas  Cómo fabricar y usar el gancho de agarre en Enshrouded

Algunos personajes (quizá todos, pero aún no lo sé con seguridad) tienen habilidades alternativas que se pueden intercambiar. La habilidad lineal del Endministrador puede sustituirse por una estocada que termina con un pequeño cono AoE, y puede utilizarla para infligir daño al tiempo que se reposiciona para esquivar los marcadores AoE enemigos. Del mismo modo, cargas una habilidad definitiva usando tu habilidad un número determinado de veces, algo así como un enfriamiento por poder, mientras que las habilidades tienen enfriamientos tradicionales, al segundo. La habilidad definitiva del Endministrador es un enorme semicírculo AoE que inflige escalonamiento y daño extra, lo que lo hace útil para controlar grupos.

El combate se convierte rápidamente en una mezcla de control de multitudes, alineación y evasión de marcadores AoE, y encadenamiento de habilidades de la forma más eficiente posible. Combinar ciertos debuffs te permite infligir más daño o engendrar orbes de energía que puedes detonar para conseguir golpes contundentes, y ésta es una forma mucho más eficaz de luchar que limitarse a spamear cualquier habilidad que tengas fuera de enfriamiento. También querrás guardar algunas habilidades para interrumpir los ataques especiales de anillo rojo que hacen los jefes. Hay cierto grado de secuenciación en Endfield que anima los combates, y estoy deseando crear partidas teóricas con más unidades a mi disposición.

Poniendo la industria en Industrias Endfield

Base de la fábrica de Arknights Endfield

(Crédito de la imagen: Hypergryph)

Para ser sincero, no sé por qué he dedicado tanto tiempo a dar la lata con la parte de juego de rol de mundo abierto de este RPG de mundo abierto cuando todo es una cortina de humo para la verdadera mierda: la construcción de bases. No hay otra forma de decir esto; Endfield se convierte directamente en Factorio después de un punto, y me pilló totalmente desprevenido. Recoges recursos de nodos mineros remotos conectados por tirolinas personalizadas (un añadido fabuloso para un juego de mundo abierto), refinas y procesas cosas en máquinas específicas, y luego las envías por cintas transportadoras para que sean elaboradas en nuevos componentes que se convertirán en más máquinas que procesarán más recursos. Usted presupuesta y dirige la electricidad, asigna entradas y salidas, y acapara todo tipo de minerales. Sube y sube y sube la escala de su ingeniería, una máquina de movimiento perpetuo impulsada por un instinto inquebrantable de recolectar y perfeccionar.

Lee mas  La elección del Campo Estelar Enredado y qué universo salvar

Al principio, pensé que esto no sería más que un minijuego simpático, quizá una forma de cultivar automáticamente algunos de los materiales que necesitará para mejorar a los personajes. Pero entonces vi el árbol tecnológico desplegarse ante mí como un abismo que me mira fijamente, y me di cuenta de que Endfield no está jugando. Antes decía en serio que hay otro juego entero dentro de este juego. Pasé un buen puñado de horas jugueteando con mi primera base, importando minerales y optimizando las líneas de montaje de las cintas transportadoras, y no hice ni mella en la progresión tecnológica de Endfield. No creo que esté a la altura de los constructores de bases y simuladores de fábricas premium como Factorio, pero como modo adicional en un RPG gratuito – diablos, la versión de prueba de un RPG gratuito – parece increíblemente bueno.

Arknights Endfield

(Crédito de la imagen: Hypergryph)

No sé cuánta afinidad existe realmente entre los aficionados a los juegos de mundo abierto, los RPG, los Arknights, los constructores de bases y los juegos gacha, pero los dos circuitos de juego principales de Endfield parecen lo bastante sólidos como para mantener enganchados a un amplio abanico de jugadores. Yo ni siquiera soy un gran aficionado a la construcción de bases, pero incluso yo me vi absorbido por esa faceta del juego. La idea de jugar a Diet Factorio para agilizar un grind de recursos gacha -y divertirse mucho más con ese grind como resultado- es algo que nunca supe que necesitaba. Endfield es una mezcla ecléctica de ideas de la que necesito ver más, así que lo seguiré muy de cerca mientras avanza hacia su lanzamiento en PS5, PC y móviles.

Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.