Genshin Impact tiene algunos de los dioses mejor escritos de la historia de los juegos de rol

Genshin Impact francamente no tiene por qué hacerme recordar, buscar y luego releer historias cortas que clases de literatura de hace una década han incrustado en mi cerebro como agentes durmientes filosóficos. Pero aquí estoy, enganchado a «Los que se alejan de Omelas», de Ursula K. Le Guin, tras superar el nuevo acto final de la búsqueda del Arconte Fontaine de este juego de rol de mundo abierto.

Ambas historias son desgarradoras obras de sacrificio forzado, pero la razón principal por la que la toma de Genshin Impact ha consumido por completo mis pensamientos es que es la mejor y la última de las muchas y fascinantes lecciones de teología del RPG, de las que espero cada vez más que otros juegos tomen ejemplo. (Por cierto, estoy a punto de spoilear la mierda de las misiones del Arconte Fontaine de Genshin, así que póngase un cubo en la cabeza si no quiere verlo).

Dioses en la ficción

God of War Ragnarok

(Crédito de la imagen: Sony Santa Monica)

Llevo mucho tiempo pensando en los dioses en los juegos. He estado pensando en Shin Megami Tensei 5, donde el trono de dios está vacío y suplicando ser tomado en una demostración de poder. He estado pensando en God of War: Ragnarok, donde lo que más separa a los dioses de los mortales es el tiempo que tienen para cometer y lamentar errores. Sobre Baldur’s Gate 3, donde los dioses suelen ser gilipollas egoístas y manipuladores que hacen que La pata de mono parezca un EULA de Windows. Sobre Destiny 2, donde el despiste de un dios puede sembrar el caos en una galaxia durante eones. Sobre Elden Ring, donde los dioses son asesinados tan fácilmente por chavales locos con jarras en la cabeza y patas de cangrejo en los bolsillos. Y muy especialmente sobre Genshin Impact, un juego en el que los dioses son personas que se pueden encontrar en la calle.

La mitología de Genshin Impact me fascina, y a diferencia de la mayoría de los juegos no sólo en el lore, sino en las interacciones cotidianas. Puede extender la mano y tocar a los dioses, ver visiblemente su lugar en el mundo. Son probadamente reales, y todo el mundo ve al mismo dios. Es un juego en el que los dioses pueden ser literalmente hechos o deshechos por los mortales a capricho. Los dioses pueden ser frívolos, sabios, despiadados, ingenuos y desesperados. Los dioses de Genshin no son poderosos porque sean dioses. Si son poderosos, es por lo que son a pesar de su divinidad, que puede ser más una carga que otra cosa. No merecen intrínsecamente la adoración de los mortales; de hecho, necesitan explícitamente la ayuda de su pueblo.

Genshin Impacto Furina

(Crédito de la imagen: Hoyoverse)

Esto nunca ha estado tan claro como en Fontaine, la utopía steampunk vagamente francesa que ocupa el centro de las últimas actualizaciones de Genshin. El dios de Fontaine, el Arconte de Hydro, elabora e inflige una malvada mentira para engañar a los dioses superiores y poner fin al feo ciclo de divinidad que le fue impuesto. Pero antes de eso, nosotros -y con nosotros me refiero a los duendes que golpean el parabrisas de mi cerebro- tenemos que hablar de Omelas.

Lee mas  La lista de los mejores jugadores jóvenes del FC 24 revela los 50 mejores prodigios del modo carrera

Les ahorraré la clase de literatura. Lo importante es saber que Omelas es una ciudad maravillosa que ofrece lujos más allá de los sueños de la avaricia – para todos menos para una persona, un niño. Ese niño debe sentirse miserable, aislado y privado en todo momento, pues su infelicidad es una batería metafórica para Omelas. Si se les salvara, se les sacara de la soledad y el anhelo que constituyen toda su existencia, la ciudad entera se desmoronaría. Todos en Omelas lo saben, y la mayoría opta simplemente por ignorarlo y vivir sus días en el lujo – pero algunos, ya lo habrá adivinado, se alejan de la ciudad.

La Hidro Arconte Furina es a Fontaine lo que ese chico sin nombre es a Omelas, casi chocantemente uno a uno. En todo caso, puede que sea peor, porque su sufrimiento es interminable, indefinido, no reconocido y no apreciado. (Aunque dudo mucho que los niños de Omelas se alegren de saber que se les aprecia). Pero antes de eso, tenemos que hablar de Focalors y Furina, las dos caras del dios de Fontaine.

Los hidroarcontes

Genshin Impacto Furina

(Crédito de la imagen: Hoyoverse)

Furina es el ser que se encuentra cuando visita Fontaine. Es la diosa de la ciudad y la comidilla del pueblo. Es malcriada, altiva, sorprendentemente secular y más grande que la vida. Y como acabamos de saber en el acto final de la búsqueda regional, también es un fraude lastimero. Furina, como algunos otros personajes habían empezado a sospechar recientemente, no es ningún dios. En realidad, no. Es la encarnación humana de Focalors, la deidad real que trabaja entre bastidores. Focalors separó su humanidad y su divinidad, dejando a Furina con la primera – y nada más aparte de recuerdos borrosos y siglos de dolor.

De nuevo, les ahorraré la lección de literatura, o -seamos sinceros- al menos lo mejor que pueda. La versión corta, para ponernos todos en la misma página, es que Focalors no quería realmente ser un dios en primer lugar, y mucho menos coronar a un nuevo dios que la siguiera. Ella quería acabar con el trono de la Hidro Arconte, pero sin condenar a los ciudadanos de Fontaine, los espíritus convertidos en humanos creados por la anterior Arconte que cabreó a los dioses supremos con su supuesta herejía.

Para conseguirlo y engañar a esos dioses supremos -los Principios Celestiales de Teyvat (no se preocupe por ello)-, Focalors hizo que Furina actuara como su sustituta en el mundo humano mientras reunía la fuerza que necesitaría para acabar con su propia existencia. Esto devolvería el poder del Hidro Arconte al Dragón Soberano (no se preocupe por ello) del que fue, eh, tomado prestado. Y esto duró 501 años. Es una cantidad de tiempo impensable para una vida, pero Genshin transmite su peso mostrándonos concienzudamente sus efectos corrosivos, no diciéndonos ociosamente que fue realmente duro, que es la trampa en la que caen tantas historias.

Lee mas  La exploración de Starfield sería mucho mejor si pudiera subirme a un speeder al estilo Star Wars

Genshin Impacto Furina

(Crédito de la imagen: Hoyoverse)

Furina no nació ni se crió como una humana normal, pero básicamente es una, salvo que no envejece. No tiene la sabiduría ni la fortaleza ni los poderes de un dios. Y lo que es más importante, no tiene la mente de un dios, y la idea de su historia es que la mente humana no está preparada para siglos de aislamiento. Furina, resulta, no está construida de forma diferente. En el momento en que la conocemos, su espíritu está tan roto que no sabe quién es. Lleva tanto tiempo actuando que su verdadero yo fue olvidado hace tiempo por todos, incluida ella.

Lo único que Furina sabe es que tiene que vivir como la Hidroarconte para mantener el equilibrio. Su otro yo nebuloso le asegura que su servicio terminará algún día, pero ella no sabe cuándo. Todo lo que puede hacer es aguantar por el bien del mañana, poniendo esa fachada de bravuconería de mando mientras investiga los orígenes del Arconte que se supone que es, y la consiguiente perdición profetizada para los ciudadanos de Fontaine. No puede confiar en nadie. Si se le escapa la máscara, todo podría venirse abajo: el plan de Focalors arruinado, su propia situación desperdiciada, la población de Fontaine arrasada. Así que miente y miente y miente, y la presión la vuelve medio loca. Hay un momento acalorado en el que teme haber fallado a todo el mundo y haber desperdiciado todo lo que ha soportado, y su abyecto vacío la cala hasta los huesos.

Lo que significa ser dios

Genshin Impacto Furina

(Crédito de la imagen: Hoyoverse)

Hay un flashback en el que se ve a Furina reinando por primera vez como Hidroarconte, y se ha convertido en una de mis escenas favoritas de cualquier juego. Su discurso de investidura es suave y sincero, un grito de unión pidiendo el apoyo del pueblo de Fontaine. Esa es Furina. Esa es la chica a la que todos han olvidado. Pero eso no es lo que el pueblo quiere o espera de su nuevo dios. Quieren absolutos inquebrantables en los que puedan confiar y a los que puedan seguir absolutamente. Aterrorizada por haber perdido la pelota en el primer metro, Furina se apresura a encubrir su tierno corazón mortal, haciendo gala de la fanfarronería y la arrogancia adorable que la caracterizan en el presente. Furina empieza como quiere seguir: viviendo cada momento de vigilia en una cuerda floja de deshonestidad suspendida sobre amenazas inconcebibles que no pidió ni mereció. Durante 501 años.

Lee mas  Me hice bueno en Baldur's Gate 3 negándome a jugarlo como es debido

Al igual que los ciudadanos de Omelas, los Focalizadores condenaron a Furina a esto porque lo consideraron necesario. A diferencia de los ciudadanos de Omelas, los habitantes de Fontaine no saben que Furina es desgraciada. Creen que es feliz. La aceptan como una verdadera diosa desde hace 500 años. Ella es su dios precisamente porque ellos creen que lo es. En un mundo en el que se puede alcanzar y tocar a los dioses, Furina debe arreglárselas con la cruda fe. Los habitantes de Fontain asumen que ella es feliz y perfecta. Es una celebridad muy querida. ¿Por qué no iba a ser feliz? Y esto hace que la actuación sea infinitamente más difícil de mantener.

Genshin Impact Furina

(Crédito de la imagen: Hoyoverse)

¿Qué obtiene Furina por todo esto? Afortunadamente, su guardia acaba finalmente. Es un final agridulce para ella, pero un final feliz para Fontaine – mucho mejor que cualquier cosa que Omelas pudiera esperar, eso seguro. Su búsqueda personal aporta una mejor y más conmovedora -dolorosamente conmovedora- sensación de cierre, pero es la reacción de Furina a su tan esperado alivio lo que se me ha quedado grabado. 501 años de miseria exponencial, ¿y qué hace ella cuando todo ha terminado? Encerrarse en casa a llorar y comer macarrones con queso. Esto es ficción máxima, amigos. Eso es exactamente lo que yo haría.

Esto es lo que le espera a un dios en este juego, y para mi dinero es una historia condenadamente buena sobre lo divino, demasiado a menudo aburrida. Genshin conoce el ingrediente secreto: ¿cómo hacer que los dioses sean interesantes? Los haces humanos. Y Furina no es el único ejemplo de ello. Si escribo otras 1.400 palabras sobre los demás Arcontes, mis editores me estrangularán, así que me limitaré a decir que la historia de Furina está codo con codo con la de la Arconte Dendro Nahida, una divinidad verdadera pero increíblemente joven, pasada por alto por la gente a la que quiere salvar.

Nahida estableció un nuevo estándar para la narrativa de Genshin Impact, y ha sido un placer absoluto ver cómo el arco argumental de Furina lo igualaba y, en ocasiones, incluso lo superaba. Cuando se trata de juegos, soy una persona que da prioridad a la jugabilidad. Demonios, soy una persona que da prioridad a la jugabilidad. Nunca me he aferrado tanto a la historia de un juego, pero estoy deseando ver hacia dónde se dirige Genshin, y eso se debe casi por completo a que hace las cosas mejor que la inmensa mayoría de los RPG.

Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.