350 horas y 5 partidas después, Baldur’s Gate 3 sigue siendo música para mi TDAH.

Ver a Nightsong alzar el vuelo aún me produce escalofríos. Ya he estado aquí antes, contemplando a la aasimar de vetas doradas de Baldur’s Gate 3 mientras surca los cielos de las tierras malditas por la sombra, y conozco todo lo que viene después en cuanto a historia. He visto bastante de la Costa de la Espada durante mis 350 horas de juego, pero mientras caliento motores para mi quinta partida, estoy más emocionada que nunca por jugar a Baldur’s Gate 3.

El diálogo específico de clase o raza determina cómo me responde el mundo. Todavía tengo que experimentar todo el material de las misiones secundarias, y ni siquiera me hagas hablar de la miríada de caminos románticos de BG3. Me resulta difícil sentarme y concentrarme en la mayoría de las cosas, a menos que tenga un interés activo en lo que estoy haciendo, pero mi terrible capacidad de atención parece que por fin se está tomando un descanso. La sensación de no haber visto nunca todo lo que se ofrece en Baldur’s Gate 3 es suficiente para que vuelva a él, y está manteniendo mi voraz TDAH extremadamente bien alimentado.

En la zona

Larian Studios

(Crédito de la imagen: Larian Studios)Caída de la casa de la esperanza

Baldur's Gate 3 Ofertas de Raphael

(Crédito de la imagen: Larian Studios)

Sigo pensando en el mejor combate contra un jefe de Baldur’s Gate 3.

No soy el único cuya aventura en BG3 no terminó cuando rodaron los créditos por primera vez. El extenso RPG de Larian parece haber normalizado las partidas múltiples como ningún otro (excepto quizá Skyrim), pero siempre me ha gustado volver a jugar a ciertos juegos por el mero hecho de que me obsesiono con ellos.

Resident Evil Village es el último juego que rejugué hasta la saciedad. Hay algo en la familiaridad de sus personajes, sistemas y escenarios que me tranquiliza, con el ímpetu añadido de los desafíos speedrun o las limitaciones específicas de las armas para mantenerme con la sensación de haber cumplido. Los juegos de acción suelen ser a los que más vuelvo, ya que soy propenso a un toque de fatiga de RPG y prefiero las partidas cortas a las campañas de meses, pero la forma caótica en que estoy jugando a Baldur’s Gate 3 significa que, de alguna manera, estoy consiguiendo ambas cosas.

Lee mas  Después de 10 años, se ha solucionado uno de los errores más infames de Minecraft

Normalmente, una vez que exprimo hasta la última gota de dopamina de un juego, me olvido de él. No he tocado Aldea desde que salió el DLC el año pasado, a pesar de haberlo jugado 12 veces seguidas en el transcurso de un mes en 2021. Tales son las exigencias de mi inquieta corteza prefrontal: quiero familiaridad, comodidad y algo totalmente diferente a partes iguales. Si no, considéreme aburrido hasta la médula.

Ahí es donde Baldur’s Gate 3 sale ganando. Es difícil señalar una sola razón, pero me alegra darle una oportunidad. Han pasado más de tres meses desde que salió y aún no me he cansado de lo mejor de Larian. Los compañeros se sienten como viejos amigos, a los que puedo volver a visitar siempre que quiero e interactuar con ellos de formas nuevas pero familiares. He memorizado las líneas de algunos personajes -Rafael, te estoy mirando a ti- hasta el punto de que es como volver a ver una película favorita y repetir palabra por palabra.

Baldur's Gate 3

(Crédito de la imagen: Larian Studios)

Experimentar la historia de cada compañero de BG3 a través de nuevos ojos aún puede aportar nuevas revelaciones. Salir con Shadowheart como su némesis perfecta me reveló un punto de la trama de finales del juego mucho antes de lo previsto, mientras que salir con el tipo más simpático del campamento como mi personaje de Impulso Oscuro de BG3 me descubrió también algunos lados más oscuros de su personalidad. Estos personajes tienen una vida inconfundible, y el hecho de que aún esté aprendiendo quiénes son a pesar de haberles dedicado 350 horas es una de las cosas que me hace volver a Baldur’s Gate 3.

Volver a explorar mapas que conozco como la palma de mi mano ofrece una profunda sensación de satisfacción, pero es aún mejor cuando me encuentro con algo totalmente nuevo. A muchos les parece demasiado cruel para justificarlo, pero reclutar a Minthara en Baldur’s Gate 3 fue para mí una forma brillante de cambiar el segundo acto del juego. La sección de fuga de la prisión de Minthara en Moonrise Towers es algo similar a la de los tieflings, si no los hubiera masacrado a todos para tener a Minthara de mi lado, pero llegar a explorar las profundidades de la compañera menos popular del juego no hizo sino darme más motivos para adorarla.

Donde otros intereses de moda se han desvanecido, Baldur’s Gate 3 se ha mantenido firme.

Aunque reclutar a Minthy fue un trabajo sangriento que acabó con muchos buscadores, la falta de contenido secundario del Acto 2 me dio mucho tiempo para explorar sus sombrías profundidades. Fue aquí donde me topé con el misterioso Él que fue, así como con un altar subterráneo secreto a Shar oculto en el centro de la ciudad maldita. Es un pequeño desvío, pero que me pareció mágico casi porque había tardado tanto en saber siquiera que existía.

Lee mas  Documentos de Fortnite en Lonely Labs: dónde buscarlos

En resumen, Baldur’s Gate 3 ha silenciado por fin mi TDAH. Esta afección ha sido durante mucho tiempo la mayor espina clavada en mi costado, ya sea haciendo que mi cerebro levante un muro de hormigón y un rotundo «no» ante las tareas desfavorables, o aferrándose a la fuente de estimulación más cercana como una especie de murciélago vampiro que ansía distraerse. Encontrar algo, por no hablar de un gran juego de rol, que me aporte una alegría, un interés y un compromiso sostenidos es un hallazgo precioso y raro para mí. Donde otros intereses de moda se han desvanecido, Baldur’s Gate 3 se ha mantenido firme, y parece probable que siga haciéndolo. Al menos, claro está, hasta que Hades 2 y su punzante dinámica roguelike empiecen a flirtear conmigo.

La caza de logros es uno de los pilares de mis repeticiones de BG3, y su trofeo más desafiante es también el más gratificante moralmente.

Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.