Esta es la razón por la que estamos tan obsesionados con las monjas en las películas de terror – según la fuente oficial, una monja

La nueva película de terror Immaculate llega hoy a nuestros cines con la estrella de Euphoria Sydney Sweeney en el papel protagonista de Cecilia, una joven que descubre horrores indescriptibles cuando viaja a la campiña italiana. Pocas semanas después llega a los cines The First Omen, centrada en una mujer que empieza a cuestionarse su fe cuando descubre una terrorífica conspiración relacionada con la iglesia. Por su parte, los crípticos teasers de Longlegs, de Oz Perkins, que se estrenará en julio en Estados Unidos, han dejado a la imaginación gran parte de los horrores que encierra, siguiendo al agente del FBI Lee Harker, asignado a un caso de asesino en serie sin resolver que da un giro inesperado. Pero, ¿qué une a todas estas películas de terror? La respuesta es la presencia de monjas en sus terroríficas narraciones.

La existencia de monjas en el cine de género no es nada inusual. La creencia religiosa existe como síntoma del miedo, ya que somos conscientes de que nuestras vidas son vulnerables y caóticas, y la religión aporta respuestas a nuestros mayores temores y misterios. Las películas de terror se centran a menudo en batallas entre el bien y el mal, y la religión se sitúa en ambos extremos del espectro, ofreciendo exploraciones matizadas de múltiples religiones a lo largo de las décadas. Y un tropo que ha permanecido constante es el de la monja, que la mayoría de las veces es una «monja terrorífica» que ronda nuestras pesadillas.

Monja es la palabra

Taissa Farmiga como la hermana Irene en el spin-off de The Conjuring La Monja

(Crédito de la imagen: Warner Bros. Entertainment)

Pero, ¿qué tienen que provoca escalofríos en el público? La hermana franciscana Pauline Dempsey, de Kilsyth, sugiere que la representación clásica de la monja estricta y los crímenes históricos dentro de la Iglesia pueden haber contribuido a su prominencia en el terror. Creo que hay un misterio sobre el tipo de vida que lleva la gente en la Iglesia. También hay una historia de monjas como personajes formidables vestidas con cosas extrañas. Creo que la vestimenta de las monjas de los primeros tiempos tiene algo que ver con eso: el balanceo de sus hábitos y el chasquido de las cuentas del rosario. No se les ve el pelo, sólo la cara bajo la parte blanca del hábito».

La nueva película de terror Immaculate llega hoy a nuestros cines con la estrella de Euphoria Sydney Sweeney en el papel protagonista de Cecilia, una joven que descubre horrores indescriptibles cuando viaja a la campiña italiana. Pocas semanas después llega a los cines The First Omen, centrada en una mujer que empieza a cuestionarse su fe cuando descubre una terrorífica conspiración relacionada con la iglesia. Por su parte, los crípticos teasers de Longlegs, de Oz Perkins, que se estrenará en julio en Estados Unidos, han dejado a la imaginación gran parte de los horrores que encierra, siguiendo al agente del FBI Lee Harker, asignado a un caso de asesino en serie sin resolver que da un giro inesperado. Pero, ¿qué une a todas estas películas de terror? La respuesta es la presencia de monjas en sus terroríficas narraciones.

La existencia de monjas en el cine de género no es nada inusual. La creencia religiosa existe como síntoma del miedo, ya que somos conscientes de que nuestras vidas son vulnerables y caóticas, y la religión aporta respuestas a nuestros mayores temores y misterios. Las películas de terror se centran a menudo en batallas entre el bien y el mal, y la religión se sitúa en ambos extremos del espectro, ofreciendo exploraciones matizadas de múltiples religiones a lo largo de las décadas. Y un tropo que ha permanecido constante es el de la monja, que la mayoría de las veces es una «monja terrorífica» que ronda nuestras pesadillas.

Monja es la palabra

(Crédito de la imagen: Warner Bros. Entertainment)

Lee mas  Cada hombre de la araña: a través del cameo de Spider-Viever, enumerado y explicado

Pero, ¿qué tienen que provoca escalofríos en el público? La hermana franciscana Pauline Dempsey, de Kilsyth, sugiere que la representación clásica de la monja estricta y los crímenes históricos dentro de la Iglesia pueden haber contribuido a su prominencia en el terror. Creo que hay un misterio sobre el tipo de vida que lleva la gente en la Iglesia. También hay una historia de monjas como personajes formidables vestidas con cosas extrañas. Creo que la vestimenta de las monjas de los primeros tiempos tiene algo que ver con eso: el balanceo de sus hábitos y el chasquido de las cuentas del rosario. No se les ve el pelo, sólo la cara bajo la parte blanca del hábito».

Inmaculada

Incluso antes de la primera película cinematográfica, las monjas aparecían en los cuentos populares, como la leyenda de la rectoría de Borley, del siglo XIV, que cuenta que un monje del monasterio y una monja de un convento cercano tuvieron un romance. Cuando se descubrió su romance, se dice que el monje fue ejecutado y la monja encerrada en los muros de la rectoría. Pero esto no es sólo un mito inglés, ya que a principios de la década de 1630 un convento de monjas de Loudun (Francia) sucumbió a una supuesta posesión demoníaca. A lo largo de los siglos, las historias de monjas envueltas en sadismo y actos satánicos a puerta cerrada fueron frecuentes, justo a tiempo para el cambio de siglo y la invención del cine.

Creo que hay un misterio en el tipo de vida que lleva la gente de la Iglesia

Hermana franciscana Pauline Dempsey

En 1922, el director Benjamin Christensen estrenó Haxan, una película muda que mezclaba el documental con la ficción al explorar la historia de la brujería y el satanismo, con un demonio que tentaba a las monjas a cometer terribles pecados. Black Narcissus le siguió en 1947, con Deborah Kerr y Kathleen Byron en el papel de dos monjas de un convento que se enfrentan a tensiones crecientes, que acaban desembocando en la locura y la lujuria. Al llegar la década de 1970, el tropo de la monja corrupta se había hecho tan popular que entramos en la era de las películas de «monjas de imitación», con el estreno de La monja asesina, Los demonios y Satánico Pandemónium. Estas películas, que continuaron hasta los años 80 y 90, a menudo desdibujaban los límites entre el terror y la sexualidad, viendo a monjas corrompidas por el diablo para participar no sólo en actos violentos, sino también sexuales.

Una época de represión

Lee mas  ¿Dónde está Ahsoka en La venganza de los Sith? The Clone Wars tiene la respuesta

(Crédito de la imagen: Black Bear)

La nueva película de terror Immaculate llega hoy a nuestros cines con la estrella de Euphoria Sydney Sweeney en el papel protagonista de Cecilia, una joven que descubre horrores indescriptibles cuando viaja a la campiña italiana. Pocas semanas después llega a los cines The First Omen, centrada en una mujer que empieza a cuestionarse su fe cuando descubre una terrorífica conspiración relacionada con la iglesia. Por su parte, los crípticos teasers de Longlegs, de Oz Perkins, que se estrenará en julio en Estados Unidos, han dejado a la imaginación gran parte de los horrores que encierra, siguiendo al agente del FBI Lee Harker, asignado a un caso de asesino en serie sin resolver que da un giro inesperado. Pero, ¿qué une a todas estas películas de terror? La respuesta es la presencia de monjas en sus terroríficas narraciones.

La existencia de monjas en el cine de género no es nada inusual. La creencia religiosa existe como síntoma del miedo, ya que somos conscientes de que nuestras vidas son vulnerables y caóticas, y la religión aporta respuestas a nuestros mayores temores y misterios. Las películas de terror se centran a menudo en batallas entre el bien y el mal, y la religión se sitúa en ambos extremos del espectro, ofreciendo exploraciones matizadas de múltiples religiones a lo largo de las décadas. Y un tropo que ha permanecido constante es el de la monja, que la mayoría de las veces es una «monja terrorífica» que ronda nuestras pesadillas.

Monja es la palabra

(Crédito de la imagen: Warner Bros. Entertainment)

Pero, ¿qué tienen que provoca escalofríos en el público? La hermana franciscana Pauline Dempsey, de Kilsyth, sugiere que la representación clásica de la monja estricta y los crímenes históricos dentro de la Iglesia pueden haber contribuido a su prominencia en el terror. Creo que hay un misterio sobre el tipo de vida que lleva la gente en la Iglesia. También hay una historia de monjas como personajes formidables vestidas con cosas extrañas. Creo que la vestimenta de las monjas de los primeros tiempos tiene algo que ver con eso: el balanceo de sus hábitos y el chasquido de las cuentas del rosario. No se les ve el pelo, sólo la cara bajo la parte blanca del hábito».

la monja película

Incluso antes de la primera película cinematográfica, las monjas aparecían en los cuentos populares, como la leyenda de la rectoría de Borley, del siglo XIV, que cuenta que un monje del monasterio y una monja de un convento cercano tuvieron un romance. Cuando se descubrió su romance, se dice que el monje fue ejecutado y la monja encerrada en los muros de la rectoría. Pero esto no es sólo un mito inglés, ya que a principios de la década de 1630 un convento de monjas de Loudun (Francia) sucumbió a una supuesta posesión demoníaca. A lo largo de los siglos, las historias de monjas envueltas en sadismo y actos satánicos a puerta cerrada fueron frecuentes, justo a tiempo para el cambio de siglo y la invención del cine.

Lee mas  Huelga SAG-AFTRA 2023: Todo lo que necesita saber

Creo que hay un misterio en el tipo de vida que lleva la gente de la Iglesia

Hermana franciscana Pauline Dempsey

En 1922, el director Benjamin Christensen estrenó Haxan, una película muda que mezclaba el documental con la ficción al explorar la historia de la brujería y el satanismo, con un demonio que tentaba a las monjas a cometer terribles pecados. Black Narcissus le siguió en 1947, con Deborah Kerr y Kathleen Byron en el papel de dos monjas de un convento que se enfrentan a tensiones crecientes, que acaban desembocando en la locura y la lujuria. Al llegar la década de 1970, el tropo de la monja corrupta se había hecho tan popular que entramos en la era de las películas de «monjas de imitación», con el estreno de La monja asesina, Los demonios y Satánico Pandemónium. Estas películas, que continuaron hasta los años 80 y 90, a menudo desdibujaban los límites entre el terror y la sexualidad, viendo a monjas corrompidas por el diablo para participar no sólo en actos violentos, sino también sexuales.

Una época de represión

Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.