Merece la pena esperar para ver el maravilloso mundo de stop-motion hecho a mano por Harold Halibut

Hace algunos años, tuve la oportunidad de jugar a una breve demo de Harold Halibut, un juego del que no había oído hablar antes. Era una oportunidad remota, parte del Tribeca Games Festival, y por tanto era inmediata y obviamente cutre, incluso antes de que aparecieran los errores inherentes a las primeras versiones. Sin embargo, la estética stop-motion, los escenarios físicos y el humor seco del juego me engancharon desde el principio como pocas cosas lo han hecho. Y ahora que por fin he jugado a una versión de Harold Halibut que está muy cerca de salir en mi propio ordenador, creo que es justo decir que mi anterior enamoramiento se ha convertido en un amor bien merecido.

Mi única advertencia aquí es que, por supuesto, me encanta Harold Halibut. Personalmente, me atraen más las obras demasiado ambiciosas que quizá tropiecen aquí y allá que las técnicamente perfectas a las que les falta cierta pasión. Siempre prefiero una apuesta arriesgada a una arriesgada, y el hecho de que Slow Bros. se haya pasado más de una década intentando crear un juego de aventuras con maquetas y decorados físicos es absolutamente lo primero, independientemente de lo que opine sobre el resultado final.

Harold Halibut es, en el fondo, un juego de aventuras. No es del todo point-and-click, ya que puedes desplazarte por el espacio tridimensional, pero se trata de hablar con la gente, resolver puzles/problemas y completar una lista de tareas cotidianas que van desde alimentar a los peces hasta arreglar una impresora 3D que aparentemente ni siquiera está estropeada: el tipo sólo quería que te electrocutaras al tocar un cable que echaba chispas.

Muévete

Harold Halibut

(Crédito de la imagen: Slow Bros.)INDIE SPOTLIGHT

Snufkin: Melodía de Moominvalley

(Crédito de la imagen: Raw Fury)

¿Te gustan los juegos independientes? Echa un vistazo a nuestra columna semanal Indie Spotlight para encontrar grandes joyas menos conocidas a las que puedes jugar ahora mismo.

En cuanto a cómo interactúan entre sí los escaneados de los modelos físicos, teniendo en cuenta que el jugador tiene un control significativo sobre Harold, la versión resumida es que todo funciona mejor de lo que cabría esperar, aunque también crea ocasionalmente claros contratiempos. Por ejemplo, está claro que los pies de Harold no tocan las escaleras del todo bien cuando las sube, y la puerta del váter que puede balancearse hacia delante y hacia atrás es un bonito detalle hasta que los jugadores se suben a ella y se mueven rápidamente hacia delante y hacia atrás, haciendo que se desplace por todo el cuarto de baño antes de volver a su posición original.

Lee mas  Lista de corazones malignos de Diablo 4: Cómo usar, encontrar y fabricar corazones enjaulados

Hace algunos años, tuve la oportunidad de jugar a una breve demo de Harold Halibut, un juego del que no había oído hablar antes. Era una oportunidad remota, parte del Tribeca Games Festival, y por tanto era inmediata y obviamente cutre, incluso antes de que aparecieran los errores inherentes a las primeras versiones. Sin embargo, la estética stop-motion, los escenarios físicos y el humor seco del juego me engancharon desde el principio como pocas cosas lo han hecho. Y ahora que por fin he jugado a una versión de Harold Halibut que está muy cerca de salir en mi propio ordenador, creo que es justo decir que mi anterior enamoramiento se ha convertido en un amor bien merecido.

Mi única advertencia aquí es que, por supuesto, me encanta Harold Halibut. Personalmente, me atraen más las obras demasiado ambiciosas que quizá tropiecen aquí y allá que las técnicamente perfectas a las que les falta cierta pasión. Siempre prefiero una apuesta arriesgada a una arriesgada, y el hecho de que Slow Bros. se haya pasado más de una década intentando crear un juego de aventuras con maquetas y decorados físicos es absolutamente lo primero, independientemente de lo que opine sobre el resultado final.

Harold Halibut

Harold Halibut es, en el fondo, un juego de aventuras. No es del todo point-and-click, ya que puedes desplazarte por el espacio tridimensional, pero se trata de hablar con la gente, resolver puzles/problemas y completar una lista de tareas cotidianas que van desde alimentar a los peces hasta arreglar una impresora 3D que aparentemente ni siquiera está estropeada: el tipo sólo quería que te electrocutaras al tocar un cable que echaba chispas.

Muévete

(Crédito de la imagen: Slow Bros.)INDIE SPOTLIGHT

(Crédito de la imagen: Raw Fury)

¿Te gustan los juegos independientes? Echa un vistazo a nuestra columna semanal Indie Spotlight para encontrar grandes joyas menos conocidas a las que puedes jugar ahora mismo.

En cuanto a cómo interactúan entre sí los escaneados de los modelos físicos, teniendo en cuenta que el jugador tiene un control significativo sobre Harold, la versión resumida es que todo funciona mejor de lo que cabría esperar, aunque también crea ocasionalmente claros contratiempos. Por ejemplo, está claro que los pies de Harold no tocan las escaleras del todo bien cuando las sube, y la puerta del váter que puede balancearse hacia delante y hacia atrás es un bonito detalle hasta que los jugadores se suben a ella y se mueven rápidamente hacia delante y hacia atrás, haciendo que se desplace por todo el cuarto de baño antes de volver a su posición original.

Lee mas  Sólo se puede acceder al contenido descargable de Elden Ring desde una ubicación muy concreta al final del juego. 13 años después, ¿sigue siendo práctico este método de acceso tan característico de FromSoftware?

Harold Halibut tiene un aspecto físico y táctil difícil de exagerar. Obviamente, este es uno de los grandes aspectos del juego, y está claro desde el principio, pero incluso así es otra cosa que experimentar. Cada pequeña cosa tiene una textura, y todos los modelos tienen costuras y demás. La ambientación es fantástica y rocambolesca, pero nunca da la sensación de que Harold Halibut no sea realista.

Al contemplar una escena, se tiene la sensación de que los animadores están fuera del plano, esperando a cambiar de boca para capturar otra parte de un segundo de diálogo. No es del todo cierto, pero evoca esa sensación constantemente, lo cual es un logro en sí mismo. No se persigue el fotorrealismo bajo ningún concepto, pero la sangre, el sudor y las lágrimas que hay detrás del esfuerzo por hacer de verdad a Harold y su mundo dan sus frutos constantemente. Por algo hay un botón dedicado al zoom, que permite apreciar hasta el más mínimo detalle.

Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.