Baldur’s Gate 3 me convenció para probar por fin el último juego de rol de Larian, aclamado por la crítica, y se está convirtiendo rápidamente en mi nueva obsesión.

En los videojuegos, no deberías intentar reducir tu salud a propósito, ¿verdad? Sin embargo, aquí estoy, en Divinity Original Sin 2, tirando esa lógica a la papelera. En este momento, estoy intentando que me hieran en plena batalla. Ni siquiera me defiendo, sino que me limito a spamear el final del turno de cada miembro del grupo hasta que uno de los personajes recibe suficientes golpes. Todo me parece mal, como si me estuviera preparando para caer, pero después de ver lo que puede pasar si hago lo contrario, tengo que seguir mis instintos. Si aguanto, evitaré el derramamiento de sangre. Simplemente lo sé. Sólo me siento seguro para probar esta teoría gracias al último RPG de Larian, porque si algo me ha enseñado Baldur’s Gate 3 es que las soluciones o métodos para resolver conflictos no siempre son los más convencionales.

Efectivamente, la batalla no termina con mi muerte, sino cuando la barra de salud de mi personaje baja lo suficiente. Todos los implicados en la lucha viven para ver otro día, y mi decisión de no tomar represalias se ve recompensada al instante. Llevo años queriendo probar Divinity Original Sin 2, y encuentros como este hacen que me arrepienta de haber tardado tanto. Como fan acérrimo de los juegos de rol, hace tiempo que le eché un ojo a la aclamada aventura de Larian. Al fin y al cabo, tiene muchos ingredientes que me atraen: compañeros, romance, opciones y consecuencias, y una buena dosis de juego de rol. Me lo han recomendado varias veces desde que salió por primera vez en 2017, pero no fue hasta que dominé Baldur’s Gate 3 cuando me sentí realmente seguro de poder desenvolverme con sus sistemas.

Un nuevo comienzo

Divinity Original Sin 2

(Crédito de la imagen: Larian Studios)

Tras volver a Dragon Age Origins por culpa de Baldur’s Gate 3, la comezón por probar algo nuevo en una línea similar no hizo más que intensificarse. Inmediatamente pensé en Divinity Original Sin 2 y, por suerte, la Definitive Edition estaba de oferta en PS4. Todos los astros parecían alineados, y tuve que tomarlo como una señal: ahora era el momento adecuado para sumergirme de una vez por todas.

En los videojuegos, no deberías intentar reducir tu salud a propósito, ¿verdad? Sin embargo, aquí estoy, en Divinity Original Sin 2, tirando esa lógica a la papelera. En este momento, estoy intentando que me hieran en plena batalla. Ni siquiera me defiendo, sino que me limito a spamear el final del turno de cada miembro del grupo hasta que uno de los personajes recibe suficientes golpes. Todo me parece mal, como si me estuviera preparando para caer, pero después de ver lo que puede pasar si hago lo contrario, tengo que seguir mis instintos. Si aguanto, evitaré el derramamiento de sangre. Simplemente lo sé. Sólo me siento seguro para probar esta teoría gracias al último RPG de Larian, porque si algo me ha enseñado Baldur’s Gate 3 es que las soluciones o métodos para resolver conflictos no siempre son los más convencionales.

Lee mas  Qué hacer con la sombra de Arisen en Dragon's Dogma 2

Efectivamente, la batalla no termina con mi muerte, sino cuando la barra de salud de mi personaje baja lo suficiente. Todos los implicados en la lucha viven para ver otro día, y mi decisión de no tomar represalias se ve recompensada al instante. Llevo años queriendo probar Divinity Original Sin 2, y encuentros como este hacen que me arrepienta de haber tardado tanto. Como fan acérrimo de los juegos de rol, hace tiempo que le eché un ojo a la aclamada aventura de Larian. Al fin y al cabo, tiene muchos ingredientes que me atraen: compañeros, romance, opciones y consecuencias, y una buena dosis de juego de rol. Me lo han recomendado varias veces desde que salió por primera vez en 2017, pero no fue hasta que dominé Baldur’s Gate 3 cuando me sentí realmente seguro de poder desenvolverme con sus sistemas.

Baldur's Gate 3

Un nuevo comienzo

(Crédito de la imagen: Larian Studios)

Tras volver a Dragon Age Origins por culpa de Baldur’s Gate 3, la comezón por probar algo nuevo en una línea similar no hizo más que intensificarse. Inmediatamente pensé en Divinity Original Sin 2 y, por suerte, la Definitive Edition estaba de oferta en PS4. Todos los astros parecían alineados, y tuve que tomarlo como una señal: ahora era el momento adecuado para sumergirme de una vez por todas.

Lo primero que tuve que decidir fue en la piel de quién jugar, lo cual no es nada fácil cuando te dan la bienvenida a un juego con un elenco de intrigantes personajes establecidos entre los que elegir. Al igual que Baldur’s Gate 3, Divinity te permite crear tu propio personaje personalizado o jugar con uno de los personajes de origen ya creados. Después de leer muchos, muchos hilos de reddit, el consenso era que jugar como un personaje de origen era una buena opción para los principiantes como yo, y aunque hay un montón de casos que se hacen en línea acerca de quién es el mejor para elegir, me decidí por el origen que más me llamaba. La mayoría de las veces, me atraen los individuos con lengua de plata, los que tienen cualidades pícaras, un aire de misterio o cualquiera con un toque creativo. En Baldur’s Gate 3, el bardo es, con diferencia, mi clase favorita a la hora de jugar a rol.

Lee mas  Avance de Hyenas: Un shooter de extracción en gravedad cero con verdadero potencial

Desarrollo del personaje

Divinity Original Sin 2

(Crédito de la imagen: Larian Studios)

Mi PNJ favorito de Baldur’s Gate 3 es todo lo que me gusta del juego de rol de Larian: «No tenía ni idea de que habría Rolanitas o una nación Rolan o un imperio Rolan».

Con eso en mente, Lohse marcaba para mí muchas de esas casillas de la posible alineación. No sólo es músico e intérprete con las ocurrencias de un bufón, sino que también tiene un secreto bastante intrigante. En palabras de la propia Lohse, su cuerpo es «un patio de recreo para duendes, espíritus… y cosas peores», y una voz más fuerte que todas las demás parece querer apoderarse de su cuerpo. De hecho, como descubriría más tarde, esa misma voz es la que provocó la desafortunada escaramuza en la que tuve que dejar que la golpearan varias veces para evitar matar a un elfo al que había ayudado a salvar momentos antes.

Apenas he rascado la superficie de su historia hasta ahora, pero desde el principio me ha encantado cómo Divinity Original Sin 2 me ha presentado opciones de diálogo exclusivas para Lohse y sus talentos. Me sentí como si estuviera jugando en su lugar desde el momento en que desperté en un barco, capturado y atrapado por Magisters. Además, todo el montaje de la aventura es tan tentador como el de Baldur’s Gate 3, cuando mi viaje a bordo de la prisión a vela da un duro giro de 180 grados gracias a una misteriosa figura que desata el caos y a un… ¿kraken? Todavía no sé qué está pasando ni qué le espera a Lohse, pero estoy deseando averiguarlo.

Un papel que interpretar

Divinity Original Sin 2

(Crédito de la imagen: Larian Studios)

En los videojuegos, no deberías intentar reducir tu salud a propósito, ¿verdad? Sin embargo, aquí estoy, en Divinity Original Sin 2, tirando esa lógica a la papelera. En este momento, estoy intentando que me hieran en plena batalla. Ni siquiera me defiendo, sino que me limito a spamear el final del turno de cada miembro del grupo hasta que uno de los personajes recibe suficientes golpes. Todo me parece mal, como si me estuviera preparando para caer, pero después de ver lo que puede pasar si hago lo contrario, tengo que seguir mis instintos. Si aguanto, evitaré el derramamiento de sangre. Simplemente lo sé. Sólo me siento seguro para probar esta teoría gracias al último RPG de Larian, porque si algo me ha enseñado Baldur’s Gate 3 es que las soluciones o métodos para resolver conflictos no siempre son los más convencionales.

Lee mas  Helldivers 2: Mata a 200 enemigos con el desafío Stalwart

Efectivamente, la batalla no termina con mi muerte, sino cuando la barra de salud de mi personaje baja lo suficiente. Todos los implicados en la lucha viven para ver otro día, y mi decisión de no tomar represalias se ve recompensada al instante. Llevo años queriendo probar Divinity Original Sin 2, y encuentros como este hacen que me arrepienta de haber tardado tanto. Como fan acérrimo de los juegos de rol, hace tiempo que le eché un ojo a la aclamada aventura de Larian. Al fin y al cabo, tiene muchos ingredientes que me atraen: compañeros, romance, opciones y consecuencias, y una buena dosis de juego de rol. Me lo han recomendado varias veces desde que salió por primera vez en 2017, pero no fue hasta que dominé Baldur’s Gate 3 cuando me sentí realmente seguro de poder desenvolverme con sus sistemas.

Un nuevo comienzo

Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.