Las 32 mejores películas de los 80

En la larga historia del cine, quizá ninguna década sea tan consecuente o importante como los años 80. Pero en una época en la que se estrenaban películas inolvidables en los cines prácticamente cada fin de semana, ¿cuáles de ellas merecen realmente el reconocimiento como las más grandes de todas?

Durante la presidencia de dos mandatos de Ronald Reagan, la década de 1980 se convirtió en una época caracterizada por el consumismo desenfrenado, el materialismo y la globalización a través de una tecnología en rápida evolución. Las películas de la época adoptaron de forma similar muchas facetas diferentes. Mientras que los adultos seguían disfrutando de películas para adultos sobre temas relevantes para ellos, desde los matices de las citas a los 30 y 40 años hasta el trauma generacional provocado por la guerra de Vietnam, el público más joven empezó a ver películas más emocionantes adaptadas a sus gustos. A veces, los cables se cruzaban y las películas hechas ostensiblemente para adultos encontraban un público enorme en los niños y los adolescentes.

La década de 1980 fue una época en la que los presupuestos de producción se hicieron mayores, las estrellas se hicieron más famosas, la violencia se convirtió en la corriente dominante y, prácticamente de la noche a la mañana, públicos de todas las edades pudieron disfrutar de las mismas películas. «Blockbuster», acuñado en 1954, se convirtió en una frase corriente a medida que los estrenos rompían récords de taquilla.

En una década repleta de grandes películas, sólo unas pocas pueden ganarse el reconocimiento adecuado como las mejores películas de la historia. He aquí las 32 mejores películas de la década de 1980.

32. Platoon (1986)

Charlie Sheen se esconde entre los arbustos de Vietnam en Platoon

(Crédito de la imagen: Orion Pictures)

Pocos directores encarnan la década de 1980 como Oliver Stone. No sólo participó en el guión de clásicos como Conan el bárbaro y Scarface, sino que también dirigió Wall Street en 1987 -una película emblemática de la insaciable codicia de la década- y una trilogía inconexa de películas que exploraban el persistente trauma de Vietnam. La primera de ellas es Platoon, de 1986, un duro drama sobre un voluntario del ejército estadounidense (interpretado por Charlie Sheen) que pasa su tiempo con la 25ª División de Infantería cerca de la frontera con Camboya debatiéndose con la ética de la propia guerra en la que están inmersos. La película se inspiró en el propio servicio de Stone en Vietnam, y eso se nota en la atención al detalle de la película y en el retrato inquebrantable de las duraderas heridas psicológicas de la guerra.

31. Moonstruck (1987)

Nicholas Cage y Cher en la cocina de un apartamento de Nueva York en Moonstruck

(Crédito de la imagen: MGM)

Dirigida por Norman Jewison y escrita por John Patrick Shanley, Cher y Nicolas Cage coprotagonizan esta comedia romántica deliciosamente disparatada sobre una viuda italoamericana que se enamora del temperamental hermano pequeño de su prometidoÉ. Aunque Cher ya era una estrella cuando Moonstruck triunfó, la película también lanzó a Nicolas Cage a la estratosfera. Entre sus brazos esculpidos, su rostro demacrado y su presencia caótica y discreta, Cage demostró al mundo que podía brillar tanto como la mismísima Luna. Todo lo demás que ha hecho desde entonces, desde robar la Declaración de Independencia hasta intercambiar caras con John Travolta, ha sido porque nos enamoró en Moonstruck.

30. Depredador (1987)

El alienígena Predator de pie en la jungla

(Crédito de la imagen: 20th Century Studios)

Después de explotar en la epopeya fantástica de 1982 Conan el Bárbaro, Arnold Schwarzenegger flexionó sus músculos de héroe de acción en Depredador, un thriller de ciencia ficción y epopeya bélica todo en uno. Dirigida por John McTiernan y con un inolvidable tema musical de Alan Silvestri, Predator sigue a un equipo militar de rescate de élite que se adentra en la jungla sudamericana para rescatar a un rehén diplomático sólo para encontrarse acechados por una amenaza de otro mundo. En retrospectiva, es difícil decir quién es la mayor estrella, Schwarzenegger o el ahora icónico alienígena «Depredador». En cualquier caso, Depredador es indiscutiblemente una de las películas de acción más trepidantes de todos los tiempos.

29. Bloodsport (1988)

Dos hombres se sitúan frente a frente en una arena subterránea de kung fu en Bloodsdport

(Crédito de la imagen: Warner Bros.)

El ascenso y la prematura muerte de Bruce Lee influyeron en una generación para que se aficionara a las artes marciales, entre ellos la estrella de acción belga Jean Claude Van Damme. En Bloodsport, de Van Newt Arnold, Van Damme interpreta a un capitán del ejército estadounidense y maestro de ninjutsu que participa en un mortal torneo clandestino de artes marciales en Hong Kong. Aunque las afirmaciones de que la película está basada en una historia real son, en el mejor de los casos, altisonantes, eso no impide que Bloodsport sea un clásico de las artes marciales y posiblemente la mejor de la era posterior a Bruce Lee. (Sí, incluso más que Kickboxer, una película notablemente similar estrenada un año después). Entre las impecables vibraciones de su banda sonora de Paul Hertzog y la cara de Van Damme cuando le ciega la arena, Bloodsport nos inspira a todos a corear: «¡Kumite!».

28. Di lo que quieras (1989)

John Cusack sostiene un radiocasete en Say Anything

(Crédito de la imagen: 20th Century Studios)

La comedia romántica adolescente por excelencia sobre salir con alguien que está fuera de tu alcance, John Cusack e Ione Skye coprotagonizan Say Anything, el debut como director de Cameron Crowe, sobre un vago que entabla un romance con la mejor estudiante de la clase después de graduarse en el instituto. Bajo la cuidadosa dirección de Crowe, Say Anything es una instantánea divertida y cálida de esa transición tan preciada entre el instituto y la universidad. La inolvidable escena en la que Lloyd sostiene su radiocasete (en el que suena «In Your Eyes» de Peter Gabriel) frente al dormitorio de Diane es como la versión del siglo XX de Romeo llamando a Julieta bajo el enrejado; es a la vez genuina y cursi, un recordatorio de que el amor puede hacernos cometer locuras.

27. Excalibur (1981)

El Rey Arturo recibe su espada de la Dama del Lago en Excalibur

(Crédito de la imagen: Warner Bros.)

Podría decirse que el relato medieval definitivo de todos los tiempos, la leyenda del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda, recibió la adaptación cinematográfica definitiva en 1981 en Excalibur, de John Boorman. Protagonizada por Nigel Terry como Arturo y Helen Mirren como Morgana, además de notables talentos como Liam Neeson y Patrick Stewart al principio de sus carreras, Excalibur se desarrolla esencialmente como un biopic que comienza con la impía concepción de Arturo hasta su ascensión como rey y su muerte en batalla. Más interesante por su seductora atmósfera gótica que por su hábil realización cinematográfica, Excalibur es sin embargo digna como un clásico que influyó en una generación de artistas, narradores y creadores de videojuegos.

26. El club de los cinco (1985)

Los chicos de El club de los cinco están encerrados en el pasillo de su colegio

(Crédito de la imagen: Universal Pictures)

Si hay un cineasta cuya voz encapsuló las ansiedades de los jóvenes adultos de la década de 1980, ése es el difunto John Hughes, responsable de clásicos para jóvenes como Dieciséis velas, Pretty in Pink, Weird Science y, por supuesto, Ferris Bueller’s Day Off. Aunque Ferris Bueller es una piedra de toque cinematográfica por derecho propio, el drama colectivo de Hughes de 1985 El club de los cinco podría ser más importante por su premisa fundacional de personalidades contrastadas que estrechan lazos en el transcurso de un inolvidable sábado de detención. Si esa premisa le suena familiar, es porque El club de los cinco la inició, y podría decirse que lo hizo mejor.

Lee mas  Emily Blunt habla de Oppenheimer y responde a las críticas sobre los personajes femeninos de Nolan

25. Batman (1989)

Batman está de pie en la oscuridad

(Crédito de la imagen: Warner Bros.)

Presagiando el ascenso de los superhéroes como el género cinematográfico preeminente del siglo XXI, Batman de Tim Burton es un matrimonio perfecto entre una visión de dirección singular -con los tintes notablemente góticos de Burton inspirados en el expresionismo alemán- y un atractivo comercial mainstream.

Protagonizada por Michael Keaton, Kim Basinger y Jack Nicholson, la película sigue a, quién si no, Batman en su lucha contra la nueva amenaza de Gotham City, el Joker. Indicativo de la década de 1980 hasta en el hecho de que Prince hizo el álbum, Batman presagiaba la próxima transformación de las películas como máquinas de merchandising. Batman era una película con la suficiente oscuridad impactante para atraer al público de más edad, pero apenas repelía posibilidades de engendrar juguetes Happy Meal.

24. En algún lugar del tiempo (1980)

Jane Seymour y Christopher Reeve se paran en la puesta de sol en Somewhere in Time

(Crédito de la imagen: Universal Pictures)

Del director francés Jeannot Szwarc, este romanticismo desternillante está protagonizado por Christopher Reeve en el papel de un dramaturgo de Chicago que encuentra la forma de viajar en el tiempo hasta 1912, donde se enamora de una actriz de teatro (Jane Seymour). Antes de otros romances de viajes en el tiempo como La mujer del viajero en el tiempo, La casa del lago y Kate & Leopold, existió En algún lugar del tiempo. Con su conmovedora partitura de John Barry y sus potentes protagonistas, Reeve y Seymour, En algún lugar del tiempo escribió el libro de jugadas sobre lo que significa sentirse tan lejos de tu alma gemela predestinada. Aunque fue criticada en el momento de su estreno, En algún lugar en el tiempo mantiene un devoto grupo de fans que se reúnen para ver la película cada octubre en el escenario principal de la película, el Grand Hotel de Michigan.

23. Los Cazafantasmas (1984)

Los Cazafantasmas de pie en un tejado lleno de humo en Nueva York

(Crédito de la imagen: Sony Pictures)

¿A quién va a llamar? A pesar de toda su magia de efectos especiales y sus batallas épicas contra un mal ancestral, Los Cazafantasmas es en el fondo una comedia sobre hacer negocios con tus colegas. Concebida por el guionista y estrella Dan Aykroyd (cuya familia en la vida real tiene fama de expertos en lo paranormal), Los Cazafantasmas se ha convertido en una piedra de toque generacional gracias a sus interpretaciones de sobresaliente de Bill Murray, Harold Ramis, el propio Aykroyd -todos ellos interpretando a científicos expulsados del mundo académico- y Ernie Hudson como el hombre recto que se une a ellos. Junto con Sigourney Weaver y Rick Moranis, Los Cazafantasmas es otra de las grandes películas de los 80 que se hizo para adultos, al ser una comedia centrada en Nueva York sobre las citas, el trabajo y el mantenimiento de los negocios a flote, pero que se ganó a legiones de niños con sus divertidos fantasmas, sus monstruos gigantes de malvavisco y sus coloridos láseres.

Cazafantasmas£16.96en Amazon£19.13en Amazon£19.99en Amazon

22. Gloria (1989)

Matthew Broderick vestido de soldado de la Unión en Glory

(Crédito de la imagen: Tri-Star Pictures)

La conmovedora epopeya histórica Glory, de Edward Zwick, es una exploración ejemplar del racismo y el patriotismo en su historia del 54º Regimiento de Infantería de Massachusetts, uno de los primeros regimientos afroamericanos del Ejército de la Unión en la Guerra Civil estadounidense. Memorablemente protagonizada por Matthew Broderick, Denzel Washington, Cary Elwes y Morgan Freeman, Glory es una película totalmente realizada que entretiene tanto como educa a través de su bella cinematografía y su desgarradora historia sobre el sacrificio no pagado. Desde su estreno en 1989, Glory sigue siendo una de las mejores películas que se han hecho sobre una de las guerras más sangrientas que se han librado en la historia de Estados Unidos.

21. Pesadilla en Elm Street (1984)

Freddy Krueger sale de la bañera de Nancy en Pesadilla en Elm Street

(Crédito de la imagen: New Line Cinema)

Cuando el género slasher encontró nueva vida en la década de 1970, Wes Craven llevó la batuta durante toda la década de 1980, sobre todo con su inolvidable película Pesadilla en Elm Street. La primera de una franquicia que cimentó a New Line como un estudio poderoso, la película de Wes Craven sigue a Nancy (Heather Langenkamp), una adolescente de los suburbios que se ve atormentada por los sueños ultrarreales de Freddy Krueger (Robert Englund), un asesino depredador con un guante lleno de garras. La película se inspiró notablemente en historias reales que Craven escuchó sobre refugiados camboyanos que morían mientras dormían. Con un vivaz Robert Englund como Freddy, Pesadilla en Elm Street es una eficaz película de terror sobrenatural, además de una comedia negra, lo que significa que siempre es buena para pegar un grito.

Pesadilla en Elm StreetVer en GooglePlayVer en Apple TV

20. Stand By Me (1986)

Los niños de Stand By Me caminan sobre las vías del tren

(Crédito de la imagen: Columbia Pictures)

Basada en la novela de Stephen King (titulada a su vez por la perdurable canción de Ben E. King sobre el sentimentalismo), Stand By Me, de Rob Reiner, sigue a un grupo de chicos de Oregón que van de excursión y tropiezan con un cadáver. Con su memorable reparto formado por Wil Wheaton, River Phoenix, Corey Feldman y Jerry O’Connell, la película de Reiner es una metáfora atemporal y desgarradora del fin de la inocencia, cuando los niños crecen y se encuentran abruptamente ante una maldad indescriptible. Su abundante luz solar traiciona la oscuridad que esconde el mundo, y ninguna película explora esa disonancia con más elegancia que Stand By Me.

19. Cuando Harry encontró a Sally… (1989)

Harry y Sally pasean bajo las hojas otoñales en Central Park

(Crédito de la imagen: Columbia Pictures)

Dirigida por Rob Reiner y escrita por la efervescente Nora Ephron, Cuando Harry encontró a Sally es la comedia romántica definitiva que todos hemos vivido al menos una vez. Billy Crystal y Meg Ryan coprotagonizan el filme como personas polarmente opuestas que, con el tiempo, se redescubren mutuamente y descubren poco a poco fuertes sentimientos, pero se encuentran atemorizados por la permanencia de los mismos. Favorita perenne en la época otoñal, esta comedia imperecedera sigue resultando perspicaz en un momento en que las citas modernas se complican cada vez más y quizá innecesariamente. Dato curioso: la icónica escena en Katz’s Delicatessen fue improvisada entre Crystal, Ryan y Ephron, como forma de resolver el problema del desigual enfoque de la película en el personaje de Crystal. Ojalá todos lleguemos a tener lo que ella.

Lee mas  The Banshees of Inisherin me hizo replantearme la amistad masculina y la pérdida

18. Rocky III (1982)

Rocky Balboa se alza victorioso al final de Rocky III

(Crédito de la imagen: MGM)

Oh, claro, Rocky IV se lleva toda la atención, con su historia del eterno desvalido Rocky (Sylvester Stallone) en un combate a bombo y platillo contra el dragón ruso Iván Drago (Dolph Lundgren). Pero Rocky III, de 1982, es una película más completa, que no sólo se erige como un posible final para la historia de Rocky, sino como una conmovedora película sobre la deportividad, la hermandad y la reconciliación. Con Rocky Balboa llevando su éxito a la luna, el púgil de Filadelfia se encuentra con el desafío del formidable Clubber Lang (Mr. T), lo que obliga a Rocky a formar equipo con su viejo rival Apollo (Carl Weathers) para convertirse en el luchador definitivo que está destinado a ser. Es la película que introdujo «Eye of the Tiger» en nuestras listas de reproducción de ejercicios, y su clímax sigue siendo inspirador sin rayar nunca en lo caricaturesco.

17. Terciopelo azul (1986)

Kyle MacLachlan y Laura Dern permanecen juntos de noche en Terciopelo azul

(Crédito de la imagen: De Laurentiis Entertainment Group)

Antes de WandaVision, David Lynch reveló la oscuridad que se esconde bajo los cuidados suburbios en su thriller neo-noir Terciopelo azul. Kyle MacLachlan interpreta a un estudiante universitario que regresa a su casa en Carolina del Norte, donde encuentra una oreja humana amputada, lo que pone en marcha una extraña investigación sobre una conspiración criminal en la que está implicada una bella pero embrujada cantante de salón (Isabella Rossellini). Bautizada con el nombre de la interpretación de Bobby Vinton de la canción «Terciopelo azul» e inspirada en un traumático incidente de la infancia de Lynch en el que presenció cómo una mujer desnuda caminaba de noche por su barrio, Terciopelo azul es un thriller encantador y desconcertante que desconcierta a todos los que miran en lo más profundo de sus cavernas.

16. En busca del arca perdida (1981)

Indiana Jones contempla cómo robar el huevo de oro en En busca del arca perdida

(Crédito de la imagen: 20th Century Studios)

El homenaje de Steven Spielberg a las aventuras de serie pulp marcó la pauta para los éxitos de taquilla de los años venideros. Protagonizada por Harrison Ford y la efervescente Karen Allen (en el papel de Marion Ravenwood), En busca del arca perdida habla de un arqueólogo aventurero y profesor universitario, el Dr. Indiana Jones, que intercambia puñetazos con nazis por el Arca de la Alianza, perdida hace mucho tiempo. Superproducción indiscutible caracterizada por una dirección exquisita y un auténtico sentido de la aventura, En busca del arca perdida dio origen a una de las series cinematográficas más importantes de los 80. Pero nada supera al original.

15. Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988)

Una mujer contempla su cama en llamas

(Crédito de la imagen: Orion Pictures)

Del autor Pedro Almodóvar, Mujeres al borde de un ataque de nervios es un clásico de la comedia negra sobre una mujer llamada Pepa (interpretada por Carmen Maura) que es abruptamente abandonada por su amante. En su búsqueda para averiguar por qué está sola de repente, descubre una cabalgata de personajes que están todos más conectados de lo que cabría esperar. También protagonizada por Antonio Banderas y Rossy de Palma, Mujeres al borde de un ataque de nervios es una comedia vibrante e irreverente sobre perder los papeles por completo, que sin duda trasciende todas las barreras lingüísticas.

14. Calles de fuego (1984)

Una banda canta "Nowhere Fast" en Calles de fuego

(Crédito de la imagen: Universal Pictures)

Anunciada como una «fábula de rock and roll» y haciendo honor al espíritu mismo de esa idea, Calles de fuego es una película triunfal que ilumina las carreteras empapadas de lluvia de su ciudad ficticia de Richmond. Del director Walter Hill y protagonizada por Michael Pare, Diane Lane y Willem Dafoe, Calles de fuego arrastra al público a su imaginario sueño febril de rockabilly de los años 50 y grima de los 80. Con las calles invadidas por nefastos asesinos, rugientes bólidos y una banda sonora original que hace que quiera mirar hacia delante y no volver nunca la vista atrás, Calles de fuego es una invitación a ir rápido a ninguna parte.

13. Akira (1988)

Kaneda desliza su genial moto en Akira

(Crédito de la imagen: Toho)

Piedra de toque de una ciencia-ficción distópica, Akira de Katsuhiro Otomo adapta el manga homónimo de Otomo sobre una banda juvenil de moteros que se adentra en un peligroso proyecto gubernamental ultrasecreto. Ambientada en un entonces futurista 2019 y en las secuelas de una nueva guerra mundial que dejó Tokio en ruinas, las resplandecientes luces de Neo-Tokio se ven subrayadas por las rayas de luces que dejan tras de sí sus temerarios jóvenes que se desbocan en motocicletas robadas. Akira es una visión duradera de Otomo, que canalizó la violencia desenfrenada causada por la epidemia de bandas bosozoku de Japón, pero que encontró un público universal en su provocativo retrato de una juventud desilusionada y violenta.

12. El resplandor (1980)

Jack Nicholson se sienta congelado al final de El resplandor

(Crédito de la imagen: Warner Bros.)

Un clásico del terror sobre los escalofriantes efectos del aislamiento y la incapacidad de mantener la cordura, la obra maestra de terror de Stanley Kubrick El resplandor se eleva por encima de tantas otras películas que luchan y fracasan por alcanzar las mismas cotas. Jack Nicholson y Shelley Duvall protagonizan esta adaptación de la novela homónima de Stephen King (que, por cierto, King odia de verdad esta película) sobre una familia que acepta un trabajo de mantenimiento en un complejo turístico de Colorado fuera de temporada, sólo para sucumbir a una maligna presencia sobrenatural. Incluso ahora, nadie sabe realmente de qué va el hombre disfrazado de oso.

El resplandorVer en Apple TVVer en GooglePlay£40en Amazon

11. Amadeus (1984)

Una cantante de ópera disfrazada en Amadeus

(Crédito de la imagen: Orion Pictures)

Aunque el drama personal que constituye el núcleo de la épica biográfica de época Amadeus, de Milos Forman, está salvajemente ficcionalizado, eso no impide que sea una atractiva historia de celos artísticos y mezquindades en el mundo de la música clásica. Protagonizada por F. Murray Abraham y Tom Hulce, Amadeus sigue a Wolfgang Amadeus Mozart (Hulce) y su intensa rivalidad con el compositor italiano Antonio Salieri (Abraham). En la vida real, los dos eran bastante civilizados, quizá incluso amistosos. Pero la película de Forman es simplemente demasiado deliciosa en cómo sentimientos tan relatables como la inseguridad y la inadecuación pueden traicionar incluso a los ambientes más decorosos.

10. Regreso al futuro (1985)

Doc y Marty dentro del DeLorean en Regreso al futuro

(Crédito de la imagen: Universal Pictures)

La aventura definitiva del viaje en el tiempo, Robert Zemeckis cimentó su estatus de autor de éxitos de taquilla en esta odisea de ciencia ficción en la que el presente se encuentra con el pasado. Michael J. Fox interpreta al adolescente skater Marty McFly, que viaja en un DeLorean trucado hacia atrás en el tiempo y debe asegurarse de que sus padres realmente se conozcan y se enamoren (sin hacer accidentalmente que su madre se enamore de él en primer lugar). Regreso al futuro simplemente sangra iconografía icónica y es hoy celebrada como un paseo nostálgico ineludible.

Lee mas  La estrella de Kang, Jonathan Majors, dice que salió de su primera reunión de Marvel

Regreso al futuro£11.54en Amazon£12.95en Amazon£16.32en Amazon

9. Jungla de Cristal (1988)

John McClane grita sobre una ventana rota en Jungla de Cristal

(Crédito de la imagen: 20th Century Studios)

La película de acción definitiva y eterna favorita de las Navidades, Bruce Willis interpreta a John McClane, un duro policía de Nueva York que se encuentra atrapado en un rascacielos de Los Ángeles durante un ataque terrorista. Aunque las afirmaciones de sus primos de que Jungla de Cristal es una gran película navideña resultan un poco cansinas, no puede negar que el objetivo final de McClane -reunirse con su mujer y decirle que lo siente- está a la altura del espíritu navideño como tiempo para la familia, el perdón y los nuevos comienzos.

8. Kagemusha (1980)

Un hombre ve a un samurái en un sueño aterrador en Kagemusha

(Crédito de la imagen: Toho)

El imparable clásico de Akira Kurosawa de 1980, Kagemusha -que significa «guerrero en la sombra»-, sigue a un delincuente de poca monta cuyo asombroso parecido físico con un señor samurái moribundo le empuja al centro de la atención política, donde se ve obligado a actuar para evitar una invasión de clanes rivales. Kagemusha, una de las escasas películas de Kurosawa en color, ve cómo el legendario director aprovecha al máximo las herramientas de las que disponía en una sobrecogedora película que se debate entre la ilusión y la realidad.

7. Broadcast News (1987)

Holly Hunter ve una cinta de noticias en Broadcast News

(Crédito de la imagen: 20th Century Studios)

Albert Brooks, Holly Hunter y William Hurt protagonizan esta deliciosa comedia romántica ambientada en el bullicioso mundo de los informativos de televisión. Con la inminente erosión de la inteligencia en favor del sensacionalismo en el periodismo de noticias, tres personas navegan por el cambiante paisaje mientras navegan también por sus propios sentimientos el uno por el otro. Aunque se estrenó mucho antes de que Internet y las redes sociales fueran algo habitual en nuestra vida cotidiana, su premonitoria advertencia contra el desmantelamiento del periodismo sensacionalista nunca eclipsa del todo el alegre y jugoso romance que encierra.

6. Scarface (1983)

Tony Montana conduce su descapotable

(Crédito de la imagen: Universal Pictures)

Tony Montana nos dijo: «El mundo es vuestro», y le creímos. En esta historia sobre los peligros de perseguir el sueño americano, el condecorado Al Pacino interpreta a Tony Montana, un inmigrante cubano que amasa poder, influencia y fortuna gracias al tráfico de drogas con cocaína en la soleada Miami. Dirigida por Brian de Palma y compuesta por el legendario Giorgio Moroder, Scarface es un clásico monumental que no sólo influyó en cómo creemos que es vivir a lo grande, sino que nos advierte sobre volar demasiado cerca del sol.

5. Dirty Dancing (1987)

Johnny sostiene a Baby en Dirty Dancing

(Crédito de la imagen: Lionsgate)

En Dirty Dancing, del director Emile Ardolino, Patrick Swayze y Jennifer Grey coprotagonizan el romance estelar definitivo desde Romeo & Julieta en su historia sobre una chica sana de 17 años de familia acomodada, Baby (Grey) que se encuentra en brazos de un profesor de baile de clase trabajadora, Johnny (Swayze). Ambientada en el verano de 1963 en los pintorescos Catskills, Dirty Dancing nos mostró cómo podemos encontrar el amor en los lugares más inverosímiles, paso a paso. Todos nos lo pasamos como nunca.

4. Cinema Paradiso (1988)

Un viejo proyeccionista de cine y un niño estrechan lazos en Cinema Paradiso

(Crédito de la imagen: Titanus)

En este arrollador drama sobre la mayoría de edad escrito y dirigido por Giuseppe Tornatore, un joven de un pequeño pueblo siciliano entabla amistad con un anciano proyeccionista del cine de su ciudad natal, el Cinema Paradiso. Contada en gran parte en flashbacks, esta celebración profundamente sentimental sobre los poderes salvadores del cine revela cómo esa cosa que todos amamos llamada «películas» moldea fundamentalmente nuestro ser. Nada gusta más al cine que las películas sobre películas, y Cinema Paradiso es una de las muchas que se erigen como un triunfo.

3. Blade Runner (1982)

Deckard monta un spinner en Blade Runner

(Crédito de la imagen: Warner Bros.)

La ciencia ficción explotó en la década de 1980, pero pocas se sienten tan plenamente realizadas como la tremendamente influyente Blade Runner de Ridley Scott, en la que Harrison Ford interpreta a un cazarrecompensas de androides «replicantes» pero se cuestiona su propia naturaleza. Aunque la película tuvo un rendimiento inferior al esperado y la versión teatral estrenada en 1982 no refleja la visión completa de Scott -eso no ocurriría hasta años más tarde, en 2007-, Blade Runner ha modelado, no obstante, el aspecto y el ambiente de la ciencia ficción durante generaciones. Desde sus sombrías y lúgubres extensiones urbanas, abarrotadas hombro con hombro de gente inquieta, todo iluminado por un odioso neón, Blade Runner muestra ominosamente cómo podría haber sido nuestro futuro en 2017… y cómo podría serlo aún, si no tenemos cuidado.

Blade Runner£19.85en Amazon

2. El Imperio Contraataca (1980)

Luke Skywalker y Darth Vader se preparan para la batalla en El imperio contraataca

(Crédito de la imagen: 20th Century Studios)

La década de 1980 demostró que las secuelas no tienen por qué ser derivados de segunda categoría de la original, y ninguna secuela lo demostró mejor que la propia de La guerra de las galaxias, El imperio contraataca, del director Irvin Kershner. Siguiendo los acontecimientos de la original, ahora titulada Una nueva esperanza, El Imperio Contraataca ve a Luke Skywalker (Mark Hamill) separado de la Rebelión mientras se entrena con el escurridizo Yoda en los caminos de los Jedi. Más grande y en cierto modo mejor que La guerra de las galaxias en todos los sentidos, El imperio contraataca sentó las bases de lo que deben hacer todas las secuelas, siendo una expansión -y no una pálida imitación- de lo que hizo tan memorable a la película precedente.

1. Top Gun (1986)

Tom Cruise se relaja en su escritorio en Top Gun

(Crédito de la imagen: Paramount Pictures)

No hace falta decir que la década de 1980 está repleta de clásicos. Directores como Steven Spielberg, James Cameron, Martin Scorsese y John Carpenter dirigieron películas de gran influencia que definieron la década. Pero ninguna película resume por sí sola la época y presagia el futuro como Top Gun. El gran éxito veraniego de Tony Scott, estrenado en mayo de 1986, consolidó todo lo que esperamos ahora de los grandes estrenos cuando el aire está caliente y buscamos refugio en el fresco y oscuro abrazo del cine. En su historia sobre un piloto cachas de la Marina estadounidense, la película de Scott -protagonizada por Tom Cruise, Val Kilmer y Kelly McGillis- representa todo lo que nos gusta del cine, y su ilusorio poder para hacernos sentir que hemos entrado en la zona de peligro.

Frenk Rodriguez
Frenk Rodriguez
Hola, me llamo Frenk Rodríguez. Soy un escritor experimentado con una gran capacidad para comunicar de forma clara y eficaz a través de mis escritos. Tengo un profundo conocimiento de la industria del juego y me mantengo al día de las últimas tendencias y tecnologías. Soy detallista y capaz de analizar y evaluar juegos con precisión, y afronto mi trabajo con objetividad e imparcialidad. También aporto una perspectiva creativa e innovadora a mis escritos y análisis, lo que contribuye a que mis guías y reseñas resulten atractivas e interesantes para los lectores. En general, estas cualidades me han permitido convertirme en una fuente de información y conocimientos fiable y de confianza en el sector de los videojuegos.